Revista 101
Número 101

Hechos insólitos

Los niños salvajes

 

Rochom-P'ngiengRochom P'ngieng, La Niña de la Selva

Se la conoce como la niña de la selva ya que se crió como una niña salvaje. Se perdió en el bosque de Camboya cerca de la granja de su familia mientras vigilaba búfalos con un primo. Fue descubierta 19 años después de desaparecer por un campesino a quien ella estaba intentado robar comida de su granero. El campesino la entrego a la policía local, dio la casualidad que uno de los policías locales dijo ser su padre, ya que reconoció en ella una cicatriz en su espalda. Cuando fue encontrada, la ahora mujer tenía la piel sucia y el cabello hasta los tobillos.

Desde sus primeros días después de ser hallada comenzó a tener problemas para adaptarse a la civilización. No recordaba hablar, emitía gruñidos y se negaba a vestirse. Los policías locales informaron que solamente podía decir tres palabras, las correspondientes a "papá", "mamá" y "dolor de estómago". Prefería caminar en cuclillas en lugar de erguida. Cuando tenía hambre o sed, apuntaba a su boca. Debía ser constantemente vigilada por su familia, ya que continuamente intentaba escaparse, y su madre le volvía a poner la ropa que la mujer intentaba quitarse. Un periodista del diario británico The Guardian describía su vida con su familia indicando que ésta mantenía su preocupación por ella. Además mencionaba que, aparte de las cicatrices que permitieron la identificación por parte de su posible padre, Rochom tenía otras cicatrices, aún más notorias, y opinaba que sus extremidades no se veían como si hubiera vivido largo tiempo en la jungla. Pudo utilizar una cuchara sin que se le instruyera cómo. Terminaba mencionando que eventualmente pudo haber sido víctima de cautiverio en el pasado. En septiembre de 2007, la agencia de noticias Deutsche Presse-Agentur informó que Rochom habría desaparecido en la jungla sin dejar rastros.

 

Djama, Criado por Lobos

En 1962, según un informe, unos geólogos encontraron a niño de unos siete años que corría con una manada de lobos en una región del desierto de Turkmenistan, en el Asia central, al Sur de Rusia. Los hombres lanzaron una red sobre el muchacho, pero los lobos acometieron para protegerlo, rasgando la red. Al final, todos los lobos fueron asesinados. El niño para defenderse mordió a uno de sus captores.Cuatro años antes se había perdido un niño, llamado Djuma (niño salvaje), cuando aprendió a pronunciar algunas palabras contó a los antropólogos que su familia fue asesinada en una purga política y que su madre se acostó sobre él para protegerlo. Luego escapó y se unió a una manada de lobos. También contó cómo cabalgaba en el lomo de su madre loba cuando iban de caza y más tarde aprendió a correr a cuatro patas. Lo cuidaron en el Hospital Republicano en Ashkhabad. Pasaron varios años hasta que se acostumbró a dormir en una cama. En un informe de noticias de 1991, se decía que todavía se arrastraba a  cuatro patas, comiendo solo carne cruda, y mordiendo cuando estaba enojado. El entonces doctor Rufat Kazirbaev, jefe de investigación psiquiátrica en el hospital, dudaba que perdiera alguna vez sus modales de lobo.

 

John-Ssebunya-John Ssebunya, Criado por Monos

La vida no podía haber comenzado peor para John Ssebunya. Nació en Kabonge, un pueblo cerca de Bombo, en Uganda, y con tan sólo dos años presenció cómo su padre asesinaba a su madre y, temiendo por su propia vida, huyó a la jungla, donde perdería todo contacto con la sociedad. El hecho de su desaparición, a falta de una familia que la denunciase, cayó en el olvido durante años.Tres años más tarde, en 1991, una mujer de una tribu cercana, mientras buscaba algo de comida en la jungla, se encontró con un niño de unos 5 años. Inmediatamente volvió al poblado para informar al resto de la tribu de hallazgo, cuando volvieron al lugar, se encontraron no sólo a un niño reticente de ir con ellos, sino a toda una familia de monos que luchaban lanzando ramas y piedras para impedir que se llevaran al niño.Durante tres años, John Ssebunya había sido criado y adoptado por una familia de monos, que más tarde fueron identificados como cercopitecos verdes, los cuales no sólo le permitieron formar parte de su grupo, sino que además le enseñaron todas sus costumbres, así como los métodos de supervivencia necesarios para la selva.

 
Contacto:
Tel: 620 61 21 82
eMail: revistasolana@gmail.com
Web: www.revistasolana.es
Director: Rogelio Manzano Rozas
Diseño: Rogelio Manzano
Foto Portada: Rogelio Manzano
Fotos Excursión: Rogelio Manzano
Colaboran:
Fotos Faauna: A.G.E.
Corrección: Silvia Soldado
Viñeta: Miguel Arqués
Foto portada: Rogelio Manzano