Revista 115
Número 115

Ortega-y-GassetEl ancho de una mesa

Durante un banquete oficial Ortega y Gasset se encontraba sentado frente a un rico comerciante de escasa educación; el sujeto en cuestión unía a su ignorancia la osadía propia de esta gente. El comerciante preguntó al filósofo qué era la filosofía, a lo que Ortega le respondió: "Es una ciencia que plantea más preguntas que respuestas". El comerciante no se dio por satisfecho, e insistió: "Eso quiere decir que ustedes no hacen nada, que son ustedes unos parásitos ignorantes. Porque dígame, si ustedes no resuelven nada será porque no saben dar con la solución y entonces ¿qué es lo que separa a un filósofo de un tonto?". Ortega, que estaba sentado frente al insolente personaje, no pudo aguantar más y le dijo: "Mire usted, amigo, a veces basta para separar a un tonto de un filósofo el ancho de una mesa, sólo eso".

 

Doble desencuentro

El físico Albert Einstein, Nobel de física en 1921, fue presentado a la actriz más famosa de su tiempo, Mary Pickford  en un banquete ofrecido por la alta sociedad neoyorkina. Como el sabio no estaba al tanto de los pormenores del mundo del espectáculo, ni la actriz de la ciencia, ambos eran entre sí perfectos desconocidos. Einstein se acercó a la Pickford y le habló de pintura creyendo que sería una famosa artista; la actriz respondió ofendida: "Ya sé, ya sé que los diplomáticos de Hitler como usted lo ignoran todo fuera de la política. Señor Einstein".

 

fumarProhibido fumar

No tardó la gente en concienciarse del peligro que suponía para la salud el vicio de fumar, Jacobo I lo tenía por grave pecado, e incluso escribió un libro en su contra a principios del siglo XVII. En la misma época en Turquía el sultán Amurates IV mandaba desorejar en público a quien osara fumar. Lo mismo mandó hacer el zar de Rusia, quien amputaba la nariz al infractor de su orden anti-tabaco. Pero nada surtía efecto, por la calle se veía a multitud de gente desorejada y desnarigada  pero con el cigarro en la boca. El vicio creaba tal hábito que la gente "enganchada" prefería perder las orejas y la nariz antes que dejar el tabaco. También el Papa Urbano VIII, del primer tercio del siglo XVII, prohibió su uso en las iglesias, sobre todo el del tabaco en polvo, porque los estornudos que provocaba distraían a los fieles en el seguimiento de la santa misa y del sermón. Para salir airosos de órdenes y prohibiciones, y a su vez seguir fumando, algunos aguzaban el ingenio. Amurates IV, muerto en 1640, lo prohibió mediante un edicto que castigaba "a quien osara fumar sobre cualquier lugar de la tierra bajo su soberanía". Para poder seguir fumando, uno de sus súbditos excavó un sótano en el jardín de su casa a fin de seguir entregado al vicio sin contravenir la órdenes. Denunciado por uno de sus amigos, se disculpó así: "Señor, la ley castiga fumar sobre cualquier lugar, pero nada dice al respecto de hacerlo debajo de cualquier lugar". Rieron todos de su ingenio y fue perdonado, aunque quedó advertido de que la ley alcanzaba también el subsuelo.

 

BERNARD-SAWDonde las dan las toman

Bernard Saw era un gran amante de la belleza femenina pero la naturaleza no había sido muy generosa con él. En cierta ocasión, durante una reunión social dijo a una joven; "Señorita, ¡qué hermosa es usted!". La esquiva damisela reaccionó con desagrado, diciendo: "Caballero, no puedo decir lo mismo de usted, ¿qué me recomienda?". El escritor, agudo como siempre, le contestó: "Le sugiero que haga lo mismo que hice yo, que mienta".

 

rubensPiedra filosofal

El pintor flamenco Pedro Pablo Rubens, muerto en Amberes en1640, además de ser uno de los grandes artistas del Barroco, fue uno de los más cultos de su tiempo; dominaba siete idiomas, leía y escribía poesías. De su taller salían un gran número de cuadros y el genial artista amasó una fortuna. En cierta ocasión recibió la visita de un personaje curioso que le propuso que le financiara, y que los beneficios los repartirían a partes iguales. Quiso saber el pintor de qué se trataba, el extraño visitante dijo ser alquimista, y que estaba cerca de hallar la piedra filosofal y transmutar cualquier cosa en oro. Rubens sonrió y lo llevó a su estudio, donde mostrándole los pinceles dijo: "Yo ya he conseguido eso, amigo".

 
Contacto:
Tel: 620 61 21 82
eMail: revistasolana@gmail.com
Web: www.revistasolana.es
Director: Rogelio Manzano Rozas
Diseño: Rogelio Manzano
Foto Portada: Rogelio Manzano
Fotos Excursión: Rogelio Manzano
Colaboran:
Fotos fauna: AGE
Corrección: Silvia Soldado
Foto portada: Rogelio Manzano