Revista 96
Número 96

Hechos insólitos

Fernando-IFernando I

El emperador austriaco Fernando I (1793-1875) era severamente retrasado y tenía varias deformidades físicas. Según la leyenda, en sus trece años de reinado sólo se le escuchó decir una frase coherente: "Yo soy el emperador y deseo comer albóndigas". En 1831 se casó con su prima la princesa María Ana de Saboya, con la que no tuvo descendencia  y se sospechaba que no consumó el matrimonio. Se cuenta de él que cuando los revolucionarios de 1848 se encaminaban hacia el palacio, él pidió a Metternich una explicación sobre lo que estaba ocurriendo, a lo que el primer ministro respondió: "Están haciendo una revolución". El emperador, simulando comprender, añadió: "Ya, ¿pero tienen permiso?". Precisamente como resultado de esta revolución Fernando I fue obligado a abdicar.

 

Alhakén II

Al subir al califato de Córdoba el abstemio y piadoso Alhakén II, ya con cuarenta y siete años cumplidos, ordenó que se arrancasen todos los viñedos para acabar drásticamente con los borrachos. Afortunadamente, sus asesores lo consiguieron convencer para que no lo hiciera con dos buenos argumentos: que, a falta de vino, el aguardiente de higos emborrachaba más, y que las uvas eran también necesarias para la beneficiosa exportación y para la elaboración de pasas, tan apreciadas en el rancho de su ejercito. De ese modo y a regañadientes, Alhakén II abandonó la idea a tiempo. De no haber sido así, seguramente hoy no conoceríamos las bondades de los muchos y buenos caldos andaluces.

 

Tontos con poder

 

George_IVEl peor enemigo

Se cuenta que al morir Napoleón Bonaparte en la isla de Santa Elena, el 5 de mayo de 1821, un mensajero le llevó una carta urgente con la noticia al atolondrado y extravagante rey británico Jorge IV (1762-1830). La carta contenía el siguiente mensaje: "Su alteza, su peor enemigo ha fallecido". Nada más leer la breve nota, el todavía príncipe regente y futuro soberano del Reino Unido se levantó de un salto y dijo: "Que le ha pasado a mi esposa". Por todos era conocida la tensa relación con Carolina, su mujer, con la que había convivido muy poco y aún menos cohabitado (se dice que en el mejor de los casos, tres veces).

 

 

 

 

Patrice_de_Mac-MahonPatrice de Mac-Mahon

El mariscal de Francia y segundo presidente de la Tercera República francesa entre 1873 y 1879, Patrice de Mac-Mahon (1808-1893), era un hombre enérgico y de mucho carácter, pero no brillaba precisamente por su inteligencia ni su perspicacia. De él se cuenta, por ejemplo, que un día visitando un hospital, se paró frente a la cama de un soldado enfermo y preguntó qué tenía. Cuando le respondieron que tenía fiebre tifoidea tropical, exclamó: "Mala cosa, mala cosa. O se muere uno o se vuelve tonto. Lo sé porque la tuve cuando estaba en Argel". En junio de 1875, visitó las zonas afectadas por las inundaciones del río Garona. Se cuenta que al preguntarle su opinión sobre el desastre, él solo acertó a decir"¡Qué de agua! Qué de agua!".

 

Selim_IISelím El Beodo

Selim II (1524-1574), sultán turco que heredó de su padre Suleimán El magnífico el trono de los otomanos , tenía tanta fama como amante del buen vino (ha pasado a la historia como Selím El Beodo) que era capaz de beber una gran botella de vino de Chipre de principio a fin sin parar a respirar. Al ver la pasión del sultán por la bebida, uno de sus asesores le sugirió en broma que debería tomar la isla de Chipre para no quedarse nunca sin provisión de vino. El atolondrado Selim estuvo de acuerdo, Envió a sus tropas en 1571 con el triste resultado final de 30.000 turcos muertos. La aventura acabó con el contraataque cristiano y la batalla de Lepanto.

 
Contacto:
Tel: 620 61 21 82
eMail: revistasolana@gmail.com
Web: www.revistasolana.es
Director: Rogelio Manzano Rozas
Diseño: Rogelio Manzano
Foto Portada: Rogelio Manzano
Fotos Excursión: Rogelio Manzano
Colaboran:
Fotos fauna: AGE
Corrección: Silvia Soldado
Viñeta: Miguel Arqués
Foto portada: Miguel Ángel Larrea